miércoles, 25 de noviembre de 2020

Másmenos

 Más criterio y menos griterío.

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Science & Magie

El pasado sábado un "brocanteur", un tipo que recupera objetos de las casas de personas que quieren desembarazarse de ellas y las revende, abrió su tienda para ofrecer al público algo poco habitual. Según parece, una "sorcière" o mujer que echa las suertes (bruja, adivina) que vivía en esta misma ciudad murió recientemente, y este hombre ha conseguido la mayor parte de los objetos que la anciana atesoraba en su casa. Mi pareja y yo pasamos por allí a ver si encontrábamos algo que nos pareciese atrayente o interesante, y curiosamente, entre todo el cúmulo de cacharros de cocina, bisutería, espejos, libros sobre extraterrestres, astrología, magia blanca, y demás parafernalia (perfectamente ordenada y expuesta) que no llamó demasiado nuestra atención, descubrí estos números de una revista editada y publicada aquí en Francia a principios de los años 90, llamada "Science & Magie", en los que se abordan, de manera amena, temas tan variopintos como la demonología, la posesión, las mancias, los espíritus familiares, o la mitología, entre otros muchos. Revistas que sin duda alguna, esta "echadora de suertes" se esmeró en cuidar, ya que, sorprendentemente, se han conservado en excelente estado hasta el día de hoy.

viernes, 4 de septiembre de 2020

Egregores

Se habla mucho de los egrégores en redes sociales y círculos esotéricos. Pero poco o nada se habla de los más esquivos entre ellos, aquellos que ejercen un mayor control, más directo e inmediato sobre las personas, y que para colmo, son los más difíciles de identificar.
Pese a tratarse generalmente de pequeños egrégores, pueden ser capaces de subyugar a sus portadores. Estos son los que deberían ser enfrentados y derrotados antes que cualquiera de los egrégores masa de los que tanto se debate y habla, a los que es imposible vencer a través del enfrentamiento directo.
La destrucción de una de estas entidades menores supondría para su destructor el fin del influjo que los más grandes y poderosos egrégores ejercían sobre su vida.
Al mismo tiempo, todos estos egrégores de masas dependen de la existencia de sus inferiores para existir, pues son quienes los sostienen a lo largo de los siglos.
Los egrégores a los que me refiero, son engendrados y alimentados por la energía psíquica de las personas que nos rodean (padres, hermanos, profesores, compañeros de clase y del trabajo, amigos, jefes...),
crecen año tras año, se nutren de los miedos e inseguridades, de la tristeza, la insatisfacción, la desidia, las esperanzas, y anhelos, todos ellos heredados.
Sólo cuando la sinceridad y la voluntad genuinas comienzan a despertar, sólo cuando el deseo de liberación y transformación interior comienzan a brillar, uno puede descubrir a ese egregor en su interior, bien enraizado a su pedestal.

Su nombre está oculto en la palabra "egregor" de la misma manera en que éste se oculta en las personas.
¿Sabes ya de qué te hablo?

martes, 1 de septiembre de 2020

Ensoñaciones

A ciertas personas les gusta dar órdenes. Sueñan con ser jefes y tener súbditos a sus órdenes. Mas, si no son dueños de sí mismos, ¿cómo van a poder realizar sus sueños? ¿Cómo podrían, entonces, llegar a ser líderes?
Es por eso que reproducen esas actitudes: tratan de emular una ensoñación. Prefieren la sensación momentánea e ilusoria a luchar por hacer realidad su voluntad. Pretenden demostrar estar por encima, debido a su enorme complejo de inferioridad. Necesitan sentirse grandes precisamente por su pequeñez.

miércoles, 29 de julio de 2020

Politeísmo VS Monoteísmo

Las religiones más antiguas son politeístas.
Las religiones más modernas son monoteístas.
Los dioses fueron descubiertos ante los hombres.
Sin embargo los hombres crearon a Dios.

"La primera mención que se conoce del monoteísmo se presenta durante el reinado del faraón Akenatón en el 1353 aC,​ quien lideró y promovió el culto al dios Atón en el antiguo Egipto.
Edificó una ciudad a la que llamó Aketatón «el horizonte de atón»​ donde llevó a vivir a sus seguidores y allí trasladó la capital de Egipto.​ Ese nuevo sistema de creencias eliminó una tradición milenaria polisteísta que contaba con más de 2000 divinidades junto con sus respectivos templos.​ Los dioses en formas animales y humanas fueron reemplazados por un dios abstracto, el sol omnipresente que ilumina con sus rayos, y la luz sin forma alguna." (Wikipedia)

Como vemos, según nos relata la propia historia de la humanidad, el monoteísmo deviene del politeísmo.
Con el paso de los siglos y los milenios, los profetas y el clero sustituyeron a brujos y chamanes, los psicotrópicos y la magia dieron paso a los ritos y la religión. Así es como la comunicación directa con esas antiguas y complejas entidades llega a ser sustituida por la fé, pues sólo se puede creer en aquello que no se experimenta, sólo se cree aquello que no se sabe.
Esa creencia común en una entidad abstracta, única, omnipresente y todo poderosa, esa energía psíquica colectiva genera al egrégor denominado "Dios", al que distintas religiones le dan diferentes nombres (¿o son en realidad varios egrégores?), que es nutrido por el inconsciente de devotos que creen adorar a un verdadero dios.
¿Por qué seguir creyendo en esta creación aberrante? ¿Por qué seguir alimentando a esta bestia energética? ¡Dejad morir solo al egrégor llamado Dios!

A diferencia de lo que mucha gente cree, las religiones politeístas no son simplemente cosa del pasado. Hoy en día, millones de personas veneran aún a los dioses y demonios antiguos, y podemos encontrar diferentes ejemplos vivientes alrededor del globo: el sintoísmo en Japón, la religión tradicional de China, el hinduismo del sur de Asia, o la santería, extendida en diferentes países de centro y sudamérica, y otras que tratan de resurgir de entre las nieblas del pasado, como la "religiones" neo-paganas en diferentes países de Europa.

Entre los politeístas, hay dos grupos diferenciados: existen los henoteístas, que son aquellas personas que eligen a una única deidad a la que venerar epecíficamente de entre todas las existentes en su panteón, y los katenoteístas, quienes rinden culto a diferentes deidades según el momento.

Personalmente, como practicante de la brujería, me inclino por un uso práctico de la corriente katenoteísta. Invoco a deidades y demonios de diversas culturas del mundo a mi conveniencia y según mis propias necesidades e intereses.

domingo, 26 de julio de 2020

miércoles, 15 de julio de 2020

Tao Te King (I)

"El Tao engendró al uno.
El uno engendró al dos.
El dos engendró al tres.
Y el tres engendró todas las cosas."

Este fragmento del Tao Te King, que la mayoría de los intérpretes han entendido mal, no habla, como la mayoría cree, del origen del universo, o de una suerte de Dios absoluto, como tampoco habla del concepto dual del Tai Chi (Inn-Yang), ni muchos menos de la "trinidad"...

Con estas palabras, Lao Tze abordó de forma poética el origen del lenguaje. De cómo del Tao (la mente ordinaria) surgió el uno, que representa el "yo"; cómo de la primera persona surgió la segunda, y de la segunda la tercera, y cómo estas palabras darían pie después a los nombres para las innumerables cosas y sucesos.

miércoles, 17 de junio de 2020

La Vía Siniestra

Sostenerse sobre el único pilar que mantiene a la existencia: uno mismo.
Saberse solo y no olvidarlo aún estando acompañado.
Comprometerse con uno mismo hasta el final de los tiempos.
Para mí, en definitiva, la vía siniestra consiste en eso:
Ser para sí mismo.

lunes, 15 de junio de 2020

¿Qué es más siniestro? ¿Negar la existencia de los dioses, o sabiendo de su existencia, utilizarlos para tus propios propósitos?

martes, 19 de mayo de 2020

mí vs me

Antes de utilizar la magia externa, lo más adecuado es utilizar la magia interna, por aquello de estar internamente preparado para los cambios externos. Aunque, una vez aprendas a usar la magia interna, probablemente no necesites la magia externa nunca más.

sábado, 18 de abril de 2020

Servidumbre voluntaria

¡Qué bien obedecen los siervos!
Míralos reclamando mejoras y reformas a sus amos.

jueves, 9 de abril de 2020

The Mask

The Mask (la Máscara), es un largometraje dirigido por Chuck Russell, en el que se aborda, a mi entender, uno de los elementos más interesantes de la magia: la posesión.
Standley Ipkiss, el personaje principal, interpretado por Jim Carrey, es un tipo inmaduro, pusilánime y meapilas, que se deja manipular y pisotear por la gente de su alrededor.
Durante una noche desastrosa en la que todo le sale mal, Ipkiss encuentra una extraña máscara de madera flotando en la orilla del río.


La falta de confianza en sí mismo, su controlada y reprimida insatisfacción personal, su incapacidad para cambiar su propia vida, la falsa subordinación con la que consiente las humillaciones de los demás, es decir, todos aquellos atributos que lo convierten en un don nadie, se hacen añicos en cuanto se coloca dicha máscara. De este modo, el protagonista se transforma en cuestión de segundos, en un ser caótico, bromista y truhán, provisto de poderes mágicos que no duda en utilizar. Una entiedad de atenuada maldad que como un huracán arremete por donde pasa, vengándose primero de aquellos que lo importunaron o se aprovecharon de él, y satisfaciendo después todos sus impulsos y deseos al fin desatados.
Más tarde, a través de un psiquiatra especialista en máscaras, Ipkiss descubrirá que el fetiche es una reliquia muy antigua, aparentemente una representación de algún dios de la mitología nórdica (posiblemente Loki). Al escuchar el mito de la derrota del semidios y de cómo fue desterrado por el resto de los dioses, Ipkiss llega a cuestionarse la posibilidad de que el propio Loki pudiese haber sido encerrado en la máscara.
Un detalle curioso de la película que cabe destacar, es que el actor Jim Carrey, mientras lleva puesta la máscara, mira y habla directamente a la cámara en contadas ocasiones, como si se dirigiese a los espectadores. ¿Se trata de Loki hablando con Ipkiss? ¿Quizá la percepción de Ipkiss se ve ampliada más allá de lo normalmente perceptible? ¿Acaso Ipkiss (o Loki) toma consciencia de ser el protagonista de una historia observada por terceros?


La mayoría del cine que aborda la temática de la posesión, lo hace desde un enfoque negativo, supersticioso, y muchas veces moralista. En estas películas, los personajes posesos son presentados a menudo como víctimas, poseídos contra su voluntad por entes malvados cuyo único propósito parece ser el de atormentar y torturar a aquellos a quienes poseen, y que suelen acabar condenados a terribles secuelas físicas y psicológicas, o bien salvados por creyentes fieles al cristianismo o al islam, a través de ritos religosos de exorcismo.
En cambio, The Mask ofrece a los espectadores una visión diametralmente opuesta de la posesión; ya que el protagonista es poseído no sólo en y a conciencia, sino que además (atención spoilers), gracias a estas experiencias acaba convirtiéndose en un tipo con agallas, ingenioso y seguro de sí mismo.
Resulta paradógico que, siendo "The Mask" una comedia hasta cierto punto disparatada, consiga tratar el tema de la posesión con mayor rigor y profundidad que la mayoría de películas de los géneros de terror y psicológico, que a menudo, pese a ser presuntamente serias, resultan más bien irrisorias.

viernes, 28 de febrero de 2020

Ensalzados

Mendiga baratijas a los dioses y te ignorarán. Implórales por nimiedades y se reirán de ti.
En cambio, quienes deseen transformarse, quienes se lancen prestos a la batalla, quienes se embarquen en la aventura de vivir con intensidad, quienes hagan uso de su ingenio e inteligencia, quienes tropiecen, caigan y se levanten una y otra vez, quienes se esfuercen día a día en realizar su voluntad más genuina, serán ensalzados por los dioses.

La Hidra de Mil Cabezas

Como animales conscientes de la existencia inmaterial de entidades complejas, los seres humanos podemos valernos de estas convirtiéndonos en sus receptáculos. Si el conocimiento no ocupa lugar, eso significa que somos capaces de "dejar pasar" a tantas como deseemos y aprender de todas ellas.
Conteniéndolas temporalmente nos volveremos sensibles a sus influjos, y tras cada posesión, parte de su esencia permanecerá en nosotros para siempre.
Siendo en apariencia inferiores a estos antiguos, sabios, y poderosos espíritus, los humanos podemos llegar a convertirnos, de algún modo, en seres superiores a éstos. Atesorando todas estas potencialidades, personalidades y saberes en su propio ser, un mago puede convertirse así en una temible hidra de mil cabezas.

lunes, 3 de febrero de 2020

Caos

Si materia y energía no pueden crearse ni destruirse y sólo cambian de forma, el universo, y por ende este mundo, no pudieron aparecer de la nada.
Si los dioses crearon este mundo, debieron hacerlo del mismo modo en que un artesano crea su obra, es decir, dando forma a la materia ya existente.
Caos es justamente aquello que conforma a dioses, artesanos, y sus obras. Es también el espacio vacío que envuelve y mantiene íntegras todas las cosas, así como la fuerza que las desintegra.
Caos, por tanto, es infinitamente más grande e infinitamente más diminuto que cualquier cosa que podamos considerar como lo más grande o lo más diminuto.
Caos no tuvo un principio ni tendrá un final; sin embargo contiene todos los principios y finales.
Caos no es el estado primario del universo, sino el estado continuo y eterno del multiverso infinito aquí y ahora, desde siempre y para siempre.

miércoles, 29 de enero de 2020

Favor

Para ganar el favor de los dioses, antes hay que ganar su atención. ¿Cómo si no te descubrirían entre el gentío?
Los dioses no necesitan que les recen. Los dioses disfrutan las grandes historias. Convierte tu vida en algo digno de ser vivido, y ellos te otorgarán no sólo su atención, sino también su favor. Si eres consciente de su influjo, abre vías de comunicación.
Sé aguerrido, sé decidido, persigue tus metas sin temor, muévete, expándete, conquista tu propia vida. Ellos sonreirán complacidos, y extenderán su mano hacia ti.
Los dioses valoran por encima de todo el valor.

lunes, 20 de enero de 2020

Entretenimiento

El mundo, este mundo que habitamos y del que somos parte, es para los dioses una genial forma de entretenimiento, pues nos observan con interés y dentenimiento.

A veces se apasionan con nuestros romances, se emocionan con nuestras aventuras y desventuras, o se ríen o enfurecen por nuestras decisiones. Pero los dioses son mucho más que meros espectadores de nuestras vidas, y a veces no pueden (o no quieren) evitar entrometerse en nuestros asuntos.

Quizás, los denominados milagros, aquellos hechos extraordinarios e insólitos que no parecen tener explicación lógica alguna, son apenas pequeñas intromisiones de los dioses en nuestras historias personales, aquellas que conforman nuestra historia colectiva como humanidad.

viernes, 10 de enero de 2020

Subyacente

Los ateos suelen argumentar que los humanos inventaron el concepto "dios" para dar explicación a los sucesos que veían a su alrededor y que no podían entender. Yo pienso que el hombre no inventó nada, y que fue precisamente en el mismo instante en que "las puertas de la percepción" se abrieron, que supo de los dioses.
El descubrimiento de la existencia de deidades se remonta al tiempo antiguo, cuando al tomar ciertos enteógenos, ciertos humanos descubrieron aquello que subyace tras la realidad ordinaria.