viernes, 14 de abril de 2017

Las Mañanitas

Esta mañana al despertar me asaltó un pensamiento perturbador:
¿Y si son los depresivos quienes ven el mundo tal cual és? ¿Y si son los únicos capaces de percibir hasta qué punto está todo podrido? ¿Y si son los únicos capaces de percibir de manera ininterrumpida la hipocresía, falsedad, ignorancia, y sufrimiento reinante del mundo?

¿Y si los que sufrimos un desorden emocional somos los otros?

¿Y si aquellos que tratamos de ver el mundo positivamente (a pesar de saber que los gusanos de la desidia y el malestar nos deboran por dentro) estuviésemos equivocados? ¿Quién nos dice que la felicidad es el camino o la meta? ¿Quién nos dice que la felicidad es algo deseable o realizable? ¿Quién de todos los que nos consideramos felices, no sentimos la desesperación a un paso de darnos alcance? ¿Quién no presiente el hálito del vacío respirando muy cerca de su cuello?

No hay comentarios:

Publicar un comentario